Busca en el blog

18 julio 2008

Me lo recordó Geografo.

Hoy hace 72 años desde que un grupo de militares coloniales quisieron asaltar el poder en España y así acabar con la experiencia democrática repúblicana.

Dos años después, Manuel Azaña pronuncía un discurso en el ayuntamiento de Barcelona.

Voy a redactar las últimas frases del mismo:

"Pero cuando los años pasen, las generaciones vengan y la antorcha pase a otras manos y se vuelvan a enfrentar las pasiones de unos y otros, pensad en los muertos que reposan en la madre tierra ya sin ideal, y que nos envían destellos de su luz, de la que la Patria daba a todos sus hijos: paz, piedad y perdón."

07 julio 2008

Destruir un paraiso

En primer lugar, dar las gracias a Luna por poner a disposición de todos estos videos.

Tal y como hecha ha dicho muy bien, no son necesarios los comentarios.

Espero que veais los dos, para que os deis cuenta de la importancia de no dejar que nos destruyan los paraisos.




04 julio 2008

Discurso para no inteligentes.

Ayer por la tarde, teníamos que hacer unas cosas mi hija y yo, antes de entrar al edificio al que nos dirigíamos, pasamos a tomar un café con leche y un refresco.

Estábamos tan tranquilas, pero de repente, la conversación de alguien que estaba a nuestro lado nos hizo cambiar la cara.

Así como el que no quiere la cosa, se pone a criticar como hacen siempre los "valientes" a quienes no están delante para defenderse.

En esta ocasión las críticas iban hacia los emigrantes que trabajan en España, los argumentos, los de siempre.

El camarero, se dio cuenta de que mi cara cambiaba y que no quería ni dirigir la mirada hacia donde estaba hablando esta "persona", yo procuré mirar al frente y hacer oídos sordos para no discutir con quien no tiene la calidad de tener un dialogo.

Y fue este camarero el que le dijo al ¿señor? que hablaba, - Me parece que esta señora no está de acuerdo con lo que dices.

Miré al camarero y le dije, - Perdone, pero yo no estoy escuchando a ninguna persona, tan solo está llegando a mis oídos el discurso fácil del racismo y de la xenofobia.

Ni que decir tiene que no entré en más polémicas, el café y el refresco estaban ya pagados, apuramos lo que nos quedaba en los vasos y nos fuimos.

Afortunadamente no entré a trapo a discutir con quien no tiene ganas de comprender la realidad.

Son muchos los discursos fáciles y jocosos incluso con chistes que se hacen de personas que abandonan todo por venir a este u otro pais a empezar de nuevo.

Gracias a la ley de inmigración, las personas que vienen a este pais tienen los mismos derechos que los trabajadores españoles y las mismas obligaciones, esto incluye el sueldo.

El discurso facil de que por el sueldo de dos extranjeros se paga el sueldo de un español, ya pasó a la historia, eso era cuando los empresarios españoles casi siempre contrataban de manera ilicita a quien no tenia sus papeles, el delito no es del trabajador, sino de quien les contrata aprovechándose de su trabajo.

Las picardías, los trapicheos y demás cosas raras en los trabajos y en la vida, no la hacen las razas ni las nacionalidades que tengamos, sino la persona que quiere escaquearse o estafar (sí, estafar, no ablandemos el término, porque todo lo que no es legal y se practica es un estafa) al vecino (ese vecino somos todos).

Es díficil hacer comprender a las personas que no quieren pensar esta teoria, y es díficil hacerles comprender que dentro de ellos tienen un grado de intolerancia, racismo y xenofobia.

Espero que ese virus casi invisible a veces desaparezca. Yo no tengo la vacuna, pero la podemos conseguir entre todos.