Busca en el blog

26 diciembre 2012

Primera Navidad sin tí.

Es difícil empezar porque es tanto el cúmulo de sentimientos que se agolpan que es imposible contarlos todos, y dejar tan solo uno de ellos sin explicar es dejar un espacio vacio a la hora de expresarme.

Es la primera Navidad sin tí, tras 52 navidades en las que has estado presente estos días me he tenido que enfrentar a este gran dolor que no sabia que pudiera existir.

Junto con Madre, nos disteis la vida, y nos forjasteis un estilo de vida, unos sentimientos, unos ideales.
Me disteis tambien unos grandes hermanos, compañeros de vida, con los que aprendimos a compartir, a jugar y a saber lo que es el amor fraternal sin trabas.

Han pasado mas de dos meses y sigo llorando, a veces a escondidas, sobre todo debido a mi fama de sensible.

No es sensibilidad Padre, es amor, y es vacio.

A veces busco cosas que puedan hacer enfadarme contigo para mitigar este dolor.

Las ultimas tres semanas han sido dolorosas, han sido dificiles, pero al mismo tiempo nos han enseñado mucho.

Primero me enseñaron a dejar de llorar al llegar a un punto determinado, respirar , tomar aliento y sacar una sonrisa para que nos vieras "normales".

Hablo en primera persona, pero esta experiencia es compartida por todos los que te hemos rodeado, que bien sabes que hemos sido muchos.

Estabamos heridos, heridos por ´tu sufrimento, heridos porque sabiamos que te perdiamos, esa herida se curaba a medias mientras estabamos juntos compartiendo tu dolor y sobre todo el apoyo a madre, esa mujer que no querias que se despegara de ti en tu convaleciencia.

Los hijos jamás habiamos visto esas muestras de amor entre vosotros, y nos llenaba de orgullo miraros.

Esa noche, esa noche fatal fué al mismo tiempo una noche llena de amor, ¿Cuanto tiempo hacia que no estabamos los 8 juntos?.
¿Cuanto tiempo hacia que no estabamos todos los hermanos junto a vosotros una noche entera?, esa noche venian a la memoria de tus hijos tantisimos recuerdos de cuando eramos niños..

Estabamos fuertes padre, estabamos fuerte porque nos dió tiempo a decirte cuanto te queriamos y a besarte, y a saber que estabas orgulloso de nosotros, esto, padre, se lo debemos a madre, que fué la que supo llevar la situación para  llenarnos aún más de amor.

Este amor que pudimos expresarnos, junto con ese gran orgullo que hemos tenido siempre por vosotros, por tí padre y por madre, porque debes reconocer que todo lo que has hecho ha sido porque tenias a madre a tu lado.

Si doloroso es todavia pensar en tí, (supongo que un día , ese dolor se trasformará en una sonrisa de cariño y nostalgia), estos días se hacen mas dificiles.

Son, tras 52 años, son mis primeras navidades sin tí.
Has estado todas y cada una de las navidades con nosotros.

Sigues presente, tu cuerpo no, pero tu sigues presente, pero tengo un gran dolor, me sigue doliendo, perdona que no sea tan fuerte como tu quisieras.

No puedo decir padre en voz alta, no puedo oir la palabra hija de tus labios. Eso me duele mucho padre.

Por el momento no puedo seguir hablandote padre, ya seguiremos en otro momento.

Alla donde estes, miranos el dia 31, y miranos el dia 6, ya sé que nos miras todos los dias, pero esos dias estaremos todos juntos, y no te preocupes, seguiremos estando juntos, queriendonos y "sin regañar" que es lo que nos habeis enseñado desde pequeños.

"Los hermanos no regañan", es lo que nos habeis enseñado, que ahora tambien se ha trasformado en "Los primos no regañan".

Padre, estate seguro que eso seguirá así, Tus enseñanzas y las enseñanzas de madre son nuestra gran herencia.

Lo dicho, padre, seguiremos hablando.
Te quiero padre, te quiero.