Busca en el blog

13 diciembre 2007

Las trece rosas, nuestra historia.

Ya os comenté algo sobre mi lectura del libro de las Trece Rosas, los sentimientos y sensaciones que tuve al leerlo.

Tenia cierto miedo o recelo a ir a ver la película basada en este libro, por miedo a no sentir igual lo que habia leido y no verlo plasmado de la misma manera en la pantalla.


Pero al final, no pude resistir mi tentación y decidí acercarme a verla.


Si bien muchas cosas de las escritas en el libro no estan expuestas en la película, y la persona que se limite a ver la película quizás hay cosas que no sabe enlazar y que según mi punto de vista deja un poco coja la puesta en escena de la historia. No me arrepiento de haber ido al cine a verla.

Creo incluso que volveria a verla si pudiera, creo que hay películas que es conveniente verlas mas de una vez, pues al volver a verlas siempre se descubren cosas nuevas.

Me da un poco de vergüenza reconocer que me pasé la película llorando, al principio intentaba sujetar las lagrimas, pero ya en cierto momento ví que la libertación de esas gotas saladas que salian por mis ojos me consolaban y me hacian vivir.

Por un momento me sentí aunque agobiada y dolorida, consolada y sintiendome privilegiada de poder llorar cuando las personas reales cuyas vidas salian en escena no podian demostrar sus verdaderos sentimientos.

El llorar no fue algo valiente ni algo extraordinario, al cabo de llevar un rato con el pañuelo en mano, noté como la persona que estaba a mi lado y a la cual no conocia de nada, estaba exactamente igual que yo, y siguiendo las mismas pautas.

La auntentica realidad es que al final de la película, la mayoria de las personas salimos con los ojos enrojecidos, influidos por los sentimientos vividos.


Hay personas que se quejaran de esta película, se quejan de que se vean estos episodios de nuestra historia, pero pienso que ya era hora de que se vean películas que muestren nuestra historia tapada y oculta.

Esta historia nos compete, forma parte de nuestra vida.


¿acaso no estamos hartos de peliculas de las guerras mundiales, de peliculas de guerras del Vietnam ?, nadie se queja de estas películas, quizas porque en parte nos resultan lejanas , vemos las barbaridades que se cometen en otras partes del mundo y aunque nos afecten en nuestra sensibilidad las brutalidades que se cometen y cometieron, no nos sentimos identificados.


Estas peliculas extrangeras nos han hecho conocer parte de la historia de otros paises.

Y aqui viene mi pregunta:
¿no seria realmente importante mas peliculas que reflejen nuestra historia y nuestro pasado?.


No solo de nuestra guerra incivil, hay peliculas españolas extraordinarias.

Escenas de nuestra España rural, ¿quien no recuerda la frase "milana bonita" y la explotación por parte de los señoritos a nuestros campesinos, la tirania de los caciques en los pueblos amparados en su estatus de ganadores de una guerra que ejercian sobre los habitantes de los pueblos españoles.


Esto que hablo no es rencor, es historia, historia real que vivieron nuestros abuelos, padres y familiares.


Nos sensibilizamos con las actuaciones de los nazis con los judios en la guerra mundial, lo vemos en la tele y nadie se queja, pero si sacamos lo que pasó en nuestro pais, ponemos peros...


Es nuestra historia, tenemos derecho a verla reflejada.


No me importa tanto la historia de la vida de un ex-marine americano, me preocupa mas y quiero conocer mejor la vida de los españoles y de España.


No me importa volver a llorar, pero quiero ver mi historia, la historia de nuestro pais.


Un fuerte abrazo.

10 comentarios:

RGAlmazán dijo...

En ningún caso te sonrojes por llorar. Yo ya la he visto dos veces y conozco los dos libros bien y no puedo evitar las lágrimas en algunos momentos.
Este tema que está ahora candente, conviene tocarlo de vez en cuando para que no caigamos en el olvido de un episodio que transmite muy bien lo que ocurría en la inmediata posguerra.

Salud y República

Maki dijo...

Me quitaron la idea de ir a verla ,,,pero kiero ir me fastidia q no se plasme tal y como fue ,,pero bueno ,,aun asi ire ando algo bastante liada sobre todolos fines de semana pero espero q siga en cartelera mas tiempo para estos dias de descanso poder ir ,,,,,,,y siii hay y es bueno conocer nuestra historia ,,historia q muchas y muchos ya no podran recordar por kitarles la vida tan solo por pensar ,,eso me kema de gran manera esa injusticia ,,pero bueno q no se vuelva a repetir


Llorar es bueno amiga no reprimas nunca una lagrima bien esparcida

besos guapa

animalpolítico dijo...

Gracias por tu reseña. Hace días que me debato en lo mismo que tú. El libro me emocionó y temo que la película modifique esas sensaciones. Por otro lado, soy demasiado duro para lo de llorar, aunque seguro que me vendría muy bien vivir esa historia de un modo más cercano.

Creo que de este fin de semana no pasa.

Qalamana dijo...

A mí me han hablado regular de ella pero creo que iré a verla estas fiestas para hacerme mi propio juicio: no me gusta hablar de oídas sobre nada...
Besos!

Eladio Osorio Montenegro dijo...

Yo creo que lloro hasta viendo la película más cómica que puedas ver. Creo que es buenísimo llorar, y no hay cosa que más me fastidie que alguien me corte el llanto viendo una película. Un besote

adoquinarios dijo...

Llorar es sano, y bueno para el Alma. Amiga Arbillas, me fascina tu sensibilidad y la forma que tienes para contar las cosas.

Animo a todo el mundo a que vea esta película, bien sea en el cine, pirateada del emule, en dvd...

Disfrutad!!!

M@R dijo...

hola,,,
si es de tu gusto vota por mi en
http://dosamigasiguales.blogspot.com
solo hasta el 12/31/07, dale a VOTAR y listo, gracias,,,
un abrazo,,,

animalpolítico dijo...

Ayer finalmente fui yo también a ver la película. Y al final rodaban las lágrimas.

Merece la pena.

Saludos

Le Mosquito dijo...

Un beso sin espinas, Arbillas.
:)

Arbillas dijo...

Mis queridos amigos, gracias por recordarme que derramar lagrimas no es sintoma de debilidad, siempre es bueno que nos lo recuerden.

A veces me prometo no volver a llorar, pero siempre nos vuelve a salir la sensibilidad.

Gracias a todos por compartir estos momentos.

Un abrazo a todos.

Gracias por estar aquí.