Busca en el blog

22 noviembre 2006

Jovenes... también fuimos jovenes.

Escribir esto que se supone tan evidente, que ni nos molestamos en recordarnoslo y de recordárselo a otros.

Cuando hablo de estos "otros", casi siempre suele ser los hijos.

Está claro que para poder tener mi edad, pasé por otras épocas y que las viví tan intensamente como creo que estoy viviendo esta.

Este verano, mi hija iba a ir a un concierto, y simplemente la dije, disfruta pero recuerda que tienes que saber estar...

Me miró con los ojos abiertos, como si aquí, la madre hablara de una cosa que no tenia ni idea de lo que era, ¡¡ por favor mamá !!, ¿tu que sabrás lo que es un concierto?. Lo que escribo entre interrogaciones no se atrevió a decirlo en alto, pero no la hizo falta porque me lo dijo con sus ojos.

Casi se me asusta, pensando que la iba a recordar el catecismo, (algun dia os explicaré lo que es 'el catecismo' que le recuerdo constantemente, yo le llamo catecismo porque son unas normas que antes de encontrar a esta palabra, era una serie de frases y normas que la repetia constantemente cuando iba a algun sitio y que se tenia que aprender de memoria de cabo a rabo, incluso sin llegar a comprender bien lo que significaba).

Pero no, no la recordé el catecismo, solo la dije, ¡¡Hija, yo he ido a conciertos a tu edad!!.
¡¡ Horror, mi madre en un concierto !! ¡¡ No es posible!!. Me miró y no termino de creerse lo que oia.

Al cabo de los dias, estando una reunión familiar, salió el tema del concierto, yo calladita, y ella con la alegría y casi en broma saco el tema del concierto.

Fué curioso la reacción, ¡¡todos sus tios diciendo que su madre habia asistido a conciertos,, que su madre habia salido, que su madre habia tenido una pandilla, que su madre habia salido con chicos, habia....... !!

¡¡Su madre habia tenido su edad.... y sabia todos los trucos habidos y por haber, sino por propia experiencia , tambien por la experiencia de sus amigos que tambien habian sido jovenes. !!

De repente se sintió un poquito descubierta....

Desde aquel dia, quizás solo quizás sea mas comprensiva y mas abierta, y ella sabe perfectamente cuando la creo o cuando me hago la tonta y cuando la dijo, "hija, ¿recuerdas que tambien tuve tu edad?".

Pero en el fondo, soy yo la que tengo que pensar en ello para intentar comprender , y abrir un poco la manga... Pero sin olvidar que la experiencia pasada a mí me puede servir, pero a ella al igual que los demas las experiencias de otras personas casi nunca sirven, las oimos.... pero hasta que no la vivimos en nuestra propia carne no aprendemos.

Ahora cuando diga todos, me referiré a los que ya tenemos cierta edad...
Todos fuimos jovenes, todos hemos pasado y vivido de mejor o peor manera nuestra juventud, todos saltamos las barreras que nos pusieron nuestros padres, y que entonces nos parecian injustas, excesivas, etc.... eso era frenar nuestra libertad, era pensar que eramos tontos, nosotros sabiamos defendernos, eramos los mas grandes y nos comiamos el mundo(pensabamos).

Bien pues esas barreras, siguen existiendo, de otra manera, con otras formas, y......
Nuestros hijos siguen pensando lo mismo que pensabamos nosotros.
Y lo mas curioso aquello de .... "Yo a mis hijos no les haré.....", lo estamos haciendo.

Yo creo en la juventud, y creo que como siempre lo que se oye de ciertos grupos siempre son quejas, problemas, en fin, que lo bueno no es noticia y no hablamos de ello.
Pero ¡¡cuanta juventud existe en este país estudiando (estudiando, no limitandose a pasear libros , que haberlos haílos...) , cuanta juventud hay trabajando para ayudar a su familia o para crearse un porvernir, cuanta juventud haciendo las dos cosas, cuantos jovenes participan en voluntariados, cuantos jovenes están luchando o al menos rebelándose contra la miseria en algunas partes del mundo y contra las injusticias sociales tambien cercanas, cuanta juventud ya es capaz de no tener que eliminar de su mente preconceptos y prejuicios porque ya en la sociedad van dejando de existir, (prejuicios con los que a algunos nos educaron incluso en el colegio y que fueron nuestros padres los que se rebelaron contra ellos, creo que no es necesario en este momento aclararlos), etc... y digo etc. porque ese etc creo que podiamos aumentarlo entre todos nosotros.

En fin, que el futuro será algún dia presente, y ese presente estará regido por los que ahora son jovenes y niños. .... pensad si es importante o nó educar a nuestros jovenes en la creencia de la libertad entrelazada por supuesto con la responsabilidad, y en el respeto a los demás.

Fuimos jovenes, todos fuimos jovenes, ahora tambien debemos creer en lo que fuimos y apostar por los que ahora son jovenes.

Saludos.

6 comentarios:

Rossimilio dijo...

Sabía que el tema no me iba a defraudar.

Simplemente decir que el salto generacional es algo que existe y contra lo que no se puede luchar. Es más, es algo hasta necesario. Un adolescente muscula su personalidad "luchando" contra el poder de los padres y creo que es algo natural y necesario.

De todas formas, siempre reconoceré a la generación de mis padres el tremendo mérito de haberse adaptado a la libertad (incluso en ciertas ocasiones "libertinaje") de los tiempos actuales teniendo en cuenta el ambiente de represión y autoritarismo en el que fueron educados su generación. Para mi el salto generacional fue muy fuerte y hay que reconocerles el esfuerzo que han hecho para adaptarse a los nuevos tiempos.

En cuanto a los consejos que hay que darle a un adolescente que acude por 1ª vez a un concierto.... no lo veo mal. En mi primer concierto, con 14 años y de Mecano, en el verano de 1989, me tomé mi primera cerveza y me fumé mi primer Fortuna (afortunadamente yo no soy fumador). Fue una especie de bautismo en el mundo de la adolescencia.

Saludos desde el ordenador de una triste y destartalada oficina.

delokos dijo...

Decía John Gay que "sin lugar a dudas, es importante desarrollar la mente de los hijos. No obstante el regalo más valioso que se les puede dar, es desarrollarles la conciencia"...

Y yo añado... hay que ser padres, y no amigos de nuestros hijos...

Buena relación y comprensión sí, pero padres, al fin y al cabo...

La formación en los valores de la persona es la parte más importante de la educación...

Un beso...

Arbillas dijo...

Rossimilio:
Los consejos a los padres se nos escapan a la fuerza y sin quererlo, precisamente porque de alguna forma ya hemos pasado por ello.

Delokos:
La amistad muchas veces nos hace complices y una madre tiene delimitado el ser complice de la hija.

Y totalmente de acuerdo en lo de la educación en los valores, es lo unico que podemos dejar que nunca nos abandona o podemos perder y que realmente nos forma como personas y en la honradez de nuestra vida.

Y sobre todo, ejemplo.. es básico.

Ya en el blog del Globo de los hermanos Montgolfier creo que hemos hablado del tema de los hijos.

Creo que a los hijos , los padres tenemos un poco la obligación de ponerles barreras, barreras ajustadas a ellos (cada hijo o mejor dicho cada persona es diferente), y que puedan saltarse, pero siempre con un poco de esfuerzo.
Dejar el campo abierto a los hijos es precisamente ese libertinaje y una educación irresponsable.

Siempre uno la libertad a la responsabilidad, para mí lo uno sin lo otro no puede existir.

Algunas veces hemos oido: el
¡¡No, porque lo digo yo!.
a mi nunca me gustó, pero recuerdo una sola vez que lo oí y cuando me lo soltó mi padre no lo entendí hasta pasados unos añitos.

Fué cuando un familiar pretendió afiliarme a la OJE, ;D.

Me hacia propaganda del uniforme, de las marchas , etc.. es decir de las "lindezas" que ocultaban unas ideas totalmente en contra de los valores que heredé y que comprendí mas tarde.

Ahora entiendo ese:
¡¡No, porque lo digo yo!! y me alegro de ello.

Bueno, dejemos la politica. (me es dificil a veces.. todo en este mundo es política, hasta el parar en un paso de peatones y dar los buenos dias con sinceridad y alegria. (siempre claro que se haga a cambio de nada, el que lo hace para engañar o para conseguir las gracias de otro, es tambien politica pero de la mentira).

Rossimilio, las oficinas son tristes si tu estas triste, así que alegra esa cara y alegrarás la oficina. Claro que a veces resulta dificil, pero... tenemos que intentarlo, y si está destartalada que lo esté, ¿que mas dá?

Bueno amigos, os dejo, pero no porque quiera, pero ya conoceis igual que yo, que el dia dispone de 24 horas.

Mañana nos vemos.

Salud. y un fuerte abrazo.

pensando con el corazon dijo...

Bien, de acuerdo con todos, aunque me gustaría añadir una cosa más, que siempre me ronda por la cabeza ahora que mi hijo va creciendo..

Aunque los valores sean los mismos y fundamental que se crezca en el entendimiento de la conciencia y la responsabilidad, la sociedad cambia, y nuestros jóvenes, (como en su día nuestros padres y nosotros) se encuentran en un ambiente que para los padres no nos es conocido del todo. Me refiero a que ellos saben mejor , a veces, que recursos son los que pueden usar...y es por esto, que las cosas siguen cambiando. Se me ocurre, que los abuelos, que vivieron en una posguerra, transmitieron los valores de libertad desde donde conocían... nosotros vivimos la apertura..y esto les ocasinó más de un quebradero de cabeza.. Nuestros hijos, viven otra transformación social, pero están más capacitados que nosotros para adaptarse..

Sin olvidar los límites que hemos dicho, los jovenes tienen que vivir y aprender de sus propias experiencias en un mundo que en parte conocen ya mejor que nosotros

Saludos a todos

bitdrain dijo...

Pasan los años y todo sigue igual, jóvenes, adultos, lo cierto es siempre deberíamos ser jóvenes aunque sólo sea en espíritu. Aún lo soy, y no sólo de edad. Ojala siempre mantuviera la indignación y las ganas de luchar contra un sistema injusto, que siempre estuviese dispuesto a soñar un mundo mejor.

Los jóvenes marcan el futuro, nace y se desarrolla en una mentalidad distinta a la de sus padres, pero no podemos esperar que unos se entiendan con los otros.

Somos evolución unos nacen y otros mueren, es ley de vida. Para mi, y no ha pasado en mi vida, los padres han de ser los protectores de los hijos, unos guías espirituales que sepan hacer que el niño, el joven, desarrolle sus habilidades aunque ello no conlleve el entendimiento. Lo que nunca un padre, un adulto, ha de ser para su hijo es un obstáculo en su crecimiento como persona.

Saludos.

Nerim dijo...

Un dia de esos "de familia" en la que mi sobrina estaba bailando al compás de una musica marchosa, se me ocurrió decirle:
"tu madre si que sabe bailar,nunca he visto a nadie bailar con la delicadeza y finura de tu madre"
Mi sobrina se me quedó mirando con cara asombrada y me preguntó "mi madre sabe bailar?", lo preguntó en un tono casi ofensivo que
me provocó darle un bofetón, pero pensé que algún día se daría cuenta por ella misma que su madre y todas las madres hemos sido jóvenes y hemos sentido y hecho las mismas cosas que ellos hacen y sienten actualmente.