Busca en el blog

27 noviembre 2006

La onda de la gota de violencia.















El viernes hablando con un compañero sobre el tema de la violencia de genero, me dijo que esta violencia le estaba afectando a él y a su casa.

Me dejo extrañada y fuí capaz de preguntarle con prudencia el porqué de esa afirmación.

Comenzó a explicarme:

El padre de una compañera de su hija de clase, pegaba a la madre.

La niña veia como con una bofetada, el padre conseguia de la madre lo que el queria.

La criatura al ver esto se puso a practicarlo en el colegio, y a ganar y conseguir de sus compañeras lo que queria a base de bofetadas. Las compañeras la tenian miedo, pero ella conseguía lo que queria.

La actuación de esta niña, se traspasó a la hija de mi compañero.

Al llegar a casa, si queria algo de la hermana , lo conseguia a base de bofetones.

Los padres mediaban y no sabian el porqué del cambio de su hija.
No servian palabras, porque tampoco servian las palabras en el colegio con la compañera.

Por lo visto la misma actitud se trasladó a mas niñ@s de clase.

Hasta que analizando se llegó a la conclusión que al principio dije.

Detras de esta violencia infantil, que parece que no es nada, que parece que son rachas de niños, que .......
Detras estaba una violencia domestica.

Esto nos puede pasar a todos, si no nos damos cuenta.

Cuanto mas luchemos contra la violencia, (no le voy a poner adjetivos), mejor para todos....

La violencia solo engendra violencia.

Eduquemos para el amor, pero al mismo tiempo luchemos tambien por él fuera de nuestra casa.

La mala educación tambien puede venir de fuera y siempre hace daño.

13 comentarios:

Alberto Ginel Saúl dijo...

La violencia, efectivamente engendra violencia y la violencia lleva al abuso sobre el desprotegido. Creandose una dinamica terrorifica en la que la violencia es un medio para lograr cosas. Cuando ésta violencia se traslada al ambito familiar, y en el peor de los casos a los más pequeños, estos aprenden (como tu bien dices) que la fuerza bruta es sólo una forma de exteriorizar sus deseos y conseguir algo. La violencia de género es un tema muy manido, tanto que incluso creo que en nuestra sociedad se está creando una pelicula protectora, una insensibilización contra este tipo de hechos, y no debemos permitir y asumir como algo cotidiano que en lo que va de año hayan muerto 61 mujeres a manos de la miseria mental de 61 hombres gravemente perturbados. Es un tema muy complejo, la solución: educar, educar y educar. Hacer ver que la violencia no lleva a nada y que "la onda de la gota de la violencia" puede salpicarnos y aparecer en nuestra vida en cualquier momento, si no queremos que esto ocurra concienciemonos que hay que hacer algo más allá de la ley para que ni una sola mujer vuelva a sufrir la sinrazón en su piel. Es un tema cargado de emoción asi que intuyo que no me abré expresado lo correctamente que hubiera deseado, pero creo que queda claro.
Por cierto, estás en favoritos. Enhorabuena por tu trabajo en este blog. Soy fan :)

Alberto Ginel Saúl dijo...

Por cierto, gracias por comentar en mi blog. Siempre ayudan las opiniones y más si aportan algo positivo y nuevo. Un saludo

Anónimo dijo...

Así es Arbillas. Precisamente, hace unos días un compañero hablando de la violencia en los colegios, comentó que en su época también existia y que no era para tanto...

Claro, como hacer razonar a personas así... pues con el ejemplo que no tuvieron..

Antes había violencia, no se hablaba, ahora sigue habiendo violencia... y aunque evidentemente no es suficiente, al menos se ha dado un paso al hablar de ello a nivel social y político.

La educación de los hijos es fundamental, pero la de sus padres también... El esfuerzo es de todos para con todos, pues lo lamentable es que personas ya en una edad adulta, aún pretendan quitarle importancia al hecho, por aquello de "siempre ha sido así" Pero precisamente por eso, la gravedad del asunto, es aún mayor...

Algo que a nosotros nos parece tan sencillo como entender que "la violencia engendra violencia" "que el odio engendra odio"... para otros, es simplemente un planteamiento "altruista"..

Desde aqui, se hace ya una labor, desde nuestras familias más, y en el trabajo,... esto es un compromiso, una responsabilidad de todos...

Como siempre, gracias por tus post

Saludos

Sarsillo

Hugo Denis dijo...

La mayor parte de la violencia que una persona ejecuta cuando es adulto se fragua en la niñez.

Esquemas que se copian y repiten, bien sea a través de lo que se ha observado o de lo que se ha sufrido en carne propia.

Un tema muy complicado. Lo peor es que se contagia transversalmente, como en el caso de la niña del colegio.

Un saludo.

J. Úbeda dijo...

Cuánta razón tienes, y qué importante es la educación, para bien y para mal.

¡Un saludo!

bitdrain dijo...

Cabría la reflexión de si todos estamos preparados para amar, para educar, para ser seres cívicos y válidos para la sociedad. Hay demasiado camuflaje en esta sociedad de la imagen y el que dirán. Abajo las máscaras y educamos en la tolerancia, en el amor, en la nobleza, en la amistad,...

Tito Kokin dijo...

Sinceramente este es un problema de tan fácil solución que creo que es imposible solucionarlo. Es paradójico pero es la realidad. Basta con educar. Simple y llanamente. No pido educar en el amor ni en la tolerancia, etc. Si sólo se le prestara la atención necesaria a un hijo para enseñarle los valores que cada uno considere correctos, sería suficiente. Pero ¿quién hoy educa a sus hijos? Casi nadie. Lo hacen otros, o ponen la educación de sus hijos en manos equivocadas. Un maestro o profesor no es quien debe educar, ni en una guardería, ni unos abuelos, ni una hermana del padre o la madre.... Sus padres y mientras eso no se haga el problema seguirá y se agravará.
Por eso digo que la solución es tan fácil que es imposible que se aplique.

Nerim dijo...

Hay que inculcar en los niños y niñas el respeto hacia los demas partiendo del propio respeto.Claro que si un niño o niña ve en su casa el ejemplo violento, dificil será convencerle de que eso no está bien.Yo creo que en esos casos, la ayuda profesional de un sicologo es lo único que puede dar resultado.Pero hay que educarlos desde la niñez, tal vez, como ven tanta televisión, que tal una avalancha de mensajes atractivos para enseñarles a ser civicos y respetuosos con todo el mundo? a cargo de quién? del gobierno en gestión naturalmente.
Gracias por visitar mi blog y dejar tus comentarios.
Un abrazo

Raúl Pleguezuelo dijo...

La verdad es que la violencia de genero tiene muchos origenes , pero sobre todo en la educación que recibimos de pequeños, es un camino duro y dificil pero tenemos que tratar de incidir en ese punto, en la educación.
Un abrazo compañera.

delokos dijo...

Dice, digamos que el que es mi maestro, que nuestra mente es un campo sembrado en el que están todas las semillas: las de la tolerancia, el respeto, el amor, el cariño... pero también las de la violencia, la maldad, la crueldad...

Según cómo pensemos, o actuemos, vamos regando unas semillas y dejando de regar otras... al principio, crecen ocultas en la tierra, sin darnos cuenta, pero llega un momento en el que crecen lo suficiente como para romper la tierra y brotar al exterior... en ese momento, somos conscientes de lo que pasa...

No sólo nosotros, sino todo el mundo, es capaz de regar nuestras semillas, tanto las positivas como las negativas...

Ser capaces de cuidar nuestro jardín, de mantenerlo bello, dejando crecer lo que nos interesa y controlando las malas hierbas que a veces asoman, es nuestro trabajo más noble...

A pesar de que algunos hagan todo lo posible por estropeárnoslo...

Un abrazo...

M.Butterfly dijo...

¡Es tan dificil educar en el diálogo y el razonamiento!
Porque los medios fomentan el airado insulto.
Porque si no te defiendes -no eres nadie-.
Y porque nosotros mismos, aunque intentamos luchar por ser comprensivos, pedagógicos y educativamente correctos, siempre tenemos la espada de Damocles encima de las prisas, el estres y nuestras propias angustias, que nos llevan inevitablemente a lanzar el grito.
Considero la educación de los hijos, uno de los mayores retos.
Besos.

El Hermano Montgolfier dijo...

No creo que siempre sea válido justificar la violencia con la falta o la mala educación. Esta forma de pensar es muy "Rousseauniana", y personalmente no estoy de acuerdo con esa afirmación: "El hombre es bueno por naturaleza, es la sociedad quien lo pervierte".

Pienso que esto, a veces es verdad, pero también creo que en otros casos hay maltratadores (o violentos) por naturaleza.

Es como cuando un maltratador justifica su actitud culpando al alcohol. Nada mas falso, yo mismo he abusado de vez en cuando de la bebida, y nunca, nunca, me ha dado por pegar a mis hijos, o a mi mujer, o a nadie. El alcohol puede ser un potenciador, pero es la persona la que lleva la violencia dentro.

Estableciento un símil un poco burdo, lo que digo es que somos como los toros, que por mucho que haga el ganadero, unos salen bravos y otros mansos, está en su naturaleza.

Normalmente un niño no es capaz de distinguir el bien del mal hasta los 7 u 8 años, algunos más tarde, otros antes. Así que el caso que nos cuentas es totalmente factible, y de hecho se repite en muchos centros, los niños son imitadores por naturaleza, lo que vean, lo repetirán, creyendo que está bien.

Y para terminar, una reflexión, si todos los que sufrimos o vimos algún tipo de maltrato o algún abuso, nos conviertieramos en maltratadores o violadores, el mundo desaparecería. Es nuestra percepción de lo que está bien y lo que está mal, es lo que nos civiliza, cuando falta esa percepción, surge el animal asocial que es un maltratador, un violador, un asesino...

Un abrazo desde El globo de los hermanos Montgolfier

El Hermano Montgolfier dijo...

Os dejo este enlace a un post que habla de este tema. Mirad el video, da que pensar...