Busca en el blog

14 marzo 2007

14 de Marzo ¿que he hecho?

Hoy ha sido un día rabiosamente activo.

Un día de esos de los que si piensas al final del día: ¿Que he hecho hoy?, pues.... sencillamente, no he hecho nada en especial, pero no he dejado de hacer cosas.

De esas cosas que no se ven, que no se notan, que no ves fruto, de esas cosas que dices ¡¡Pero si no he hecho nada!!.

¡Vaya con el no he hecho nada!, si no he parado, si se me ha olvidado hasta el tomarme el café a la hora habitual, si no he podido ni asomar la naricita por internet.

Hoy me he quitado del medio muchas pequeñas cositas, pequeñas cositas que no se vén, que no se notan, pero que si no haces te pueden ocasionar un montón de problemas grandes a largo plazo.

Iban desfilando por delante de mí, una tras otra, como aquel que no quiere la cosa. Ademas es curioso, porque no se interferian unas a otras, terminaba una, y aparecia otra, así durante todo el día.

Lo mas extraño es que estoy mas relajada que un guante, y eso es lo que me llama la atención, hoy a pesar del traemepacaytraemepalla todo ha sido muy muy tranquilo e incluso hasta puedo decir que satisfactorio para mí.

Esas pequeñas cosas que van aparcandose a tu lado y si te descuidas, te encuentras con un gran problemón, esas cosas que no tienen ningun valor pero pueden todas juntas llegar a afixiar, han sido hoy aireadas , ventiladas y de momento solucionadas.

Ojo, no me puedo confiar, mañana volveran a aparecer, pero.... tambien llegará otro dia en que me ponga como hoy a solucionarlas.

Hoy, ha sido un dia ¿normal?, bueno pues sí.

Pero hoy brindo, porque hace tres años no pude brindar, por la victoria en las urnas del PSOE.

No brindé porque aunque sentia alegria, llevaba una gran herida abierta dias atrás.

Hace tres años, estaba en una mesa de interventora, Es curioso, tengo ganas de que lleguen unas elecciones y solo me limite a votar, o un referendum y solo tenga que ir a votar.

Para mí esos dias en las que todos podemos ejercer el derecho al voto, es un dia duro, es un dia frente a la urna , con su anterior preparación y su posterior trabajo tras terminar las votaciones y el recuento.

¡¡Con lo facil, sencillo, que es solo ir a votar !!. No comprendo quien no lo hace.

Ya estamos cerca de otras elecciones , esta vez municipales y de regionales, y otra vez liados con la campaña, y con la preparación del dia D. Otra vez me toca estar de interventora (voluntaria por supuesto, aqui las obligaciones nos la ponemos cada uno y yo me obligo a cumplir con lo que creo que debo de hacer).

¿Como os explicaría lo sencillo que es solo ir a votar?, no puedo.

Aún quedan unos meses que pasaran volando, pero yo os animo a que penseis en lo fácil que es ejercer un derecho.

Pensadlo, es sencillo, yo creo que es tambien una de esas pequeñas cosas que hay que hacer y que si no haces, siempre puedes pensar en la importancia de ese pequeño gesto, ese pequeño gesto con el pequeño gesto de otra persona y el pequeño gesto de otra persona,,,,,,, ponen a unas personas en el gobierno.
Pensad en la importancia de las pequeñas cosas y de los pequeños gestos y la fuerza que ejercen entre todos.

Despues de votar te preguntarás lo mismo que yo hoy, ¿que he hecho?, pues sencillamente he hecho.

Un abrazo.

19 comentarios:

delokos dijo...

La verdad, por circunstancias de la vida, trabajé hace años en varias, más bien en bastantes elecciones, aunque no desde ningún partido político, sino desde la propia administración.

Mucha gente ni se imagina el duro trabajo que hay detrás de un proceso electoral, y la enorme cantidad de personas que trabajan y velan porque todo salga bien; sinceramente pienso que es algo que debería vivir todo el mundo, aunque sea tan sólo como miembro de una mesa electoral... creo que "vivir desde dentro", desde el puesto que sea, unas elecciones, fortalece las convicciones democráticas...

Ahora bien, también he de decir que se vive más tranquilo desde el punto de vista del simple votante, ahora que hace cuatro o cinco años que tan sólo soy eso... además, voto por correo, así tengo el domingo libre (lo reconozco, soy un vago, pero es que desde siempre he asumido el voto como una OBLIGACIÓN, mucha gente ha dado incluso su vida para que ahora podamos votar, y considero moralmente obligatorio hacerlo)...

Pero aún así, os admiro a los que curráis por devoción a pie de urna... siempre os he admirado a los que, elección tras elección, estáis en todas, y, no sé en tu caso, pero generalmente casi siempre en la misma mesa (he visto interventores de distintos partidos que son amigos a fuerza de coincidir muchas horas y muchos años juntos en la misma mesa)...

Pues eso, que adelante si te gusta... es una buena, y necesaria, experiencia...

Un abrazo...

Rossimilio dijo...

Bueno, en mi blog te doy la posibilidad de que brindes por el tercer aniversario del 14-M.

Camilo dijo...

Por mí que no quede. Te prometo ir a votar, aunque solo sea en honor a vuestro esfuerzo, que hacéis lo que podéis por mantener viva la llama de nuestra democracia. Iré yo y mi familia toda. Un beso y mucho ánimo porque supongo que no se trata en tu caso únicamente de ser interventora. Estarás con mil cosas. Ánimo y a ver si esta es la buena.

Arbillas dijo...

Rossimilio, ya te he aceptado tu brindis en tu blog, perdonamé porque llevo unos dias que me paseo poco por vuestras casas.

Delokos, Camilo, la verdad es que incluso antes de poder votar , ayudaba a los interventores en las primeras elecciones llevando bocadillos, bebidas y recorriendo las mesas por si necesitaban algo.
Cuando tuve la edad ya empeze a ser interventora.

Tuve unos años en los que me alejé de esas obligaciones, eso sí, JAMAS HE DEJADO DE VOTAR, pieso como Delokos es una obligación y un derecho por el que han luchado muchas personas.

Cuando empezaron las movilizaciones contra la guerra de Irak, se me quitó el quiste que tenia y decidí participar activamente contra todo lo que pudiera relacionarse contra la libertad, y sigo en ello, y supongo que una vez que asumes que tienes esa obligación moral es dificil ya de quitartela.

CAmilo, estoy en mil cosas, pero como todas las personas, y supongo que si no estubiera en ellas, estaria en cualquier otras mil.

Un abrazo a todas.

Nerim dijo...

Cuanto trabajo supone unas elecciones.Siempre estamos dispuestos a exigir nuestros derechos, pero muy pocas veces somos consecuentes con nuestras obligaciones.

Mi aita siempre decía que no votar, era faltarse el respeto a uno mismo, era como comprar comida, guardarla en la nevera y pasado unos dias tirarla a la basura porque ya no apetece.

Nuestros padres, abuelos, bisabuelos lucharon y muchos murieron por gozar el derecho a votar libremente.
No podemos echar en el saco del olvido esa lucha que nos proporciona los derechos que exigimos.

Cuando voy a votar, no es solo mi voto el que meto en la urna, es el voto de mis padres, de mis abuelos y de todos mis antepasados que lucharon y murieron para que yo tuviera ese derecho.

Un abrazo
Nerim

Blanca dijo...

Cuando luchábamos hace tantos años por el derecho legítimo de todos los pueblos a decidir con su participación quién queríamos que fueran nuestros gobernantes, no nos podíamos imaginar que treinta años despues estuviéramos hablando de la necesidad de participar en una convocatoria electoral. Eso se daba por supuesto, que participara todo el mundo.
La experiencia nos ha demostrado que no. A veces por desidia del ciudadano y muchas más por desencanto ante la falta de seriedad de nuestros gobernantes al no cumplir sus promesas.
Ahora parece que está más clara la necesidad de votar. No solo este gobierno salido de las urnas de manera sorprendente ha cumplido casi todas sus promesas electorales, tambien nos ha regalado una panoplia de políticos honrados, sinceros y cercanos, encabezados por el Presidente Rodríguez Zapatero, ejemplo de moderación, educación, honestidad y dignidad. Algo de lo que se había carecido en los años inmediatamente anteriores y que, vemos todos los días, es desconocido en las filas del principal partido de la oposición. Gente que podría volver a gobernar con su estilo ya conocido: se han encargado de manifestarlo durante estos tres años de cansina, bronca, revanchista y zafia comparecencia ante cualquier medio.
El estilo de Zapatero es llamativamente más amable y sincero que el estilo del anterior inquilino de La Moncloa: una soberbia y mediocridad dificilmente soportables.
Y lo que es algo triste es tener que recordar a la ciudadanía que tienen que ir a votar en unas elecciones, cuando lo que uno se juega es quien tiene que legislar y desarrollar leyes.
La actual legislatura ha dado un buen montón de leyes eminentemente sociales: dependencia, matrimonio homosexual, de género... y el gobierno ha cumplido muchas de sus promesas. Cosa bastante rara si miramos nuestra historia.
Han gobernado para la mayoría, como debe hacer cualquier gobierno de cualquier nación.
Y solo por ésto merecen que todos vayamos a las urnas en las próximas elecciones y en todas las que le sigan.
Es nuestro deber y lo más hermoso, nuestro derecho. Ese por el que tanto luchamos durante buena parte de nuestras vidas.
¡Ejerzámoslo!

Mr. Hyde dijo...

Es fundamental el derecho al voto libre y secreto en toda sociedad democrática. Sin embargo también es fundamental el derecho que nos asiste de no votar. De expresar mediante nuestra ausencia en las urnas el escaso interés que despierta en nosotros un escenario político caótico, alimentado por batallas cainitas en las que no es importante blandir razones sino escupirse a la cara. Votar no es un deber: es un privilegio, un derecho, una oportunidad. El deber de toda persona es, vote o no vote, tomar la decisión con conocimiento de causa.

Blanca dijo...

mr. hyde, no confundamos... en este momento solo hay una parte que organiza bronca y a la que no le interesa nada más que éso, la bronca.
Del otro lado, dificilmente pueden driblar en el terreno de juego enfangado en el que le toca jugar.
Y el cainismo, que casualidad, siempre viene de la mano derecha, debe ser por una cuestión histórica. Están en su papel cuando no ganan elecciones... solo hay que remontarse al siglo pasado, ya no te hablo de la edad antigua, media y moderna... la contemporanea nos ha dado lecciones que una parte se empeña en no aprender y se esmera en repetir.
Yo no digo que todo sea ideal de la muerte, pero que este gobierno, a pesar de las zancadillas y barro en los morros consecuente, ha impreso en el BOE leyes impensables hace apenas 3 años, éso no lo puede negar nadie, ni el más contumaz.
Otra cosa es que haya algunos a los que no les gusten las leyes promulgadas, pero que los progresistas estamos de enhorabuena, no tiene discusión.
A pesar de todo, respeto la elección de la abstención, aunque no la comparto. Y menos cuando esa abstención favorece a la caverna.
Y como bien dices... hay que hacer uso del privilegio, el derecho y la oportunidad. Hay millones de personas que no tienen ninguna de las tres cosas y darían el bazo por tenerlas.

Arbillas dijo...

Al sr. Asperilla:
1º.- podrá usted hablar si se identifica adecuadamente.
2º.- Apoyo las palabras de Blanca.

A Mr.Hyde:
no comprendo a la persona que no vota, ¿quien no decide, tiene derecho a quejarse si no ha participado en la decisión?.

Quien no participa en política, (politica es todo), corre el peligro de que los demás hagan política por él y será la política que no les guste.

Mr. Hyde dijo...

Empiezo contestando a la anfitriona: un derecho básico en democracia, además del derecho a votar, es el derecho a opinar. Y a su vez existe, en contrapartida, el derecho a criticar una opinión ajena. Derecho inalienable, básico, fundamental y reconocido constitucionalmente. Por tanto, claro que puede quejarse libremente ante una decicisión incluso si no ha participado en una elección. Esa es la magia de la democracia: se admite la libertad ante todo, y frente a todo. Por otro lado cualquier política se basa en la toma de decisiones, y por supuesto eso da lugar a que siempre haya sectores que se encuentren en desacuerdo. Lo importante, lo estupendo de este país con respecto a lo que tuvimos antes, es que puedes apoyar cualquier opinión sin que nadie te ponga en el punto de mira (y desgraciadamente, durante el franquismo, esta no era una expresión que el poder usara en sentido figurado).

Como jurista, votante (porque votar, voto) y ciudadano he apoyado algunas leyes del PSOE desde que accedió al poder y a otras me he opuesto. La ley que legalizaba el matrimonio gay: mi apoyo. La ley que prohibe el tabaquismo: oposición (más que nada porque se sigue fumando en lugares en que no se debería, y una ley si no se hace para ser cumplida es mejor no hacerla, sobre todo si limita las libertades). Lo que nunca podré apoyar es leyes que se hacen con prisas, porque aunque tengan muy buenas intenciones pueden provocar un auténtico caos. Es importante tener cuidado, porque en materia legal hasta la más minúscula coma mal colocada puede ser un obstaculo en el camino de la libertad.

Maripuchi dijo...

Yo he tenido la suerte de poder votar siempre. Cuando me encontraba fuera de mi ciudad, votaba por correo.
Estoy con Arbillas y con Blanca. No sólo es un derecho. Es una obligación.
Al que no le convenza ninguna opción, que vote en blanco, pero que vote.

Abrazos.

Raúl Pleguezuelo dijo...

Magnifico post, hay que resaltar la importancia de un gesto tan sencillo como manifestar nuestra opinión mediante el voto, todos cuentan y sobre todo cuando no ejerces el derecho al voto hay que tener en cuenta de que alguien sale beneficiado de tu abstención.

Un abrazo.

Carlos García dijo...

Hola Arbillas,
¿Ves como no estoy molesto contigo? Mi verdadero enemigo es el tiempo.
En cuanto a la esencia de tu artículo, no puedo estar más de acuerdo contigo.
¡¡¡HAY QUE VOTAR!!!. A lo que sea. Al "Partido Ecuménico por el Fomento del Esperanto", a lo que sea, pero hay que votar.
A ver si nos damos cuenta de una vez de que democracia significa "la soberanía del pueblo".
Los políticos y políticas, muy guapos/as y solemnes ellos/as son, nada más y nada menos, unos asalariados que nos representan, pero los protagonistas de la "peli" somos nosotros, los de a pie.

Saludos, sin ningún tipo de etiqueta política.

Butterfly dijo...

Pués yo este año espero estrenarme de interventora Arbillas y tengo mucha ilusión..nunca es tarde para hacer cosas nuevas y tomar decisiones importantes.
Un beso y brindo tambien por esos 3 años de Socialismo inteligente(pese a quien pese).

Camilo dijo...

Hace poco, en el contestador del programa de Radio3 "SigloXXI", a alguien se le ocurrió decir lo de que todo es política y todos hacemos política de un modo u otro; en la comunidad de vecinos, en la clase o en el equipo de futbol. La que le cayó encima fue menuda. Nadie quería que le compararan con los políticos. Pero yo digo -y creo que me repito- que, salvando verdaderas opciones llenas de dignidad que no quieren saber nada de esta sociedad de consumo, el resto de personas que no van a votar me parecen unos egoistas de tomo y lomo. Como habéis explicado: el votar -aunque sea en blanco- es un deber. Porque luego, cuando pedimos ayudas por el granizo o becas para estudiar, sí que todos somos estado. Etonces es cuando nos deberían pedir el reguardo de haber votado.

Expresiones. Un Punto de Encuentro dijo...

Un saludo... Sabes me gustaron tus palabras y eso me deja ver y conocer el pensamiento y las cosas de Espana, sus costumbres y su gente. Es tierra de empuje y gente de caracter.
Es una gran experiencia la que he tenido. Me alegra conocerte y te envio unabrazo desde el otro lado. Aca siempre estara la EXPRESIONES de mis sentires,

Carolina dijo...

Como decía la última campaña de votación aquí en México, y con la cual estoy de acuerdo: "Si no votas, cállate"

pensando con el corazon dijo...

La votación es un derecho que costó la vida a muchas personas.. Este regalo de la democracia, que otros nos dieron a cambio de su continua lucha, no puede ser rechazado... bajo mi modesta opinión, no ejercer el derecho al voto es atentar contra esas maravillosas personas que hoy no están...

Un abrazo

Sarsillo

Pepe Blanco dijo...

Esas últimas dos palabras de tu post lo encierran todo, amiga Arbillas. HE HECHO: he construído, he edificado mi comunidad, he levantado un proyecto, he reafirmado un compromiso, he pensado en mí sin dejar un sólo instante de pensar en los demás, he pensado en los demás... todo eso se hace con la fuerza de un voto, que es lo que más fuerza tiene.

Mira, lo digo cada vez que tengo oportunidad, es una fuerza tan igualadora, tan grande, que no deja de asombrarme. El voto de un desheredado al que miran por encima del hombro los que todo heredan vale exactamente lo mismo que el de aquellos que lo desprecian. Por eso es tan enorme su fuerza.