Busca en el blog

08 febrero 2007

Una de musica

Despues de estar un mes con el Chachachá, metidito en la cabeza y en el cuerpo...

Este mes de febrero me toca pasodoble.

Por favor, no creais que sé bailar, yo solo me dejo llevar por la música y sobre todo me divierto.
El cuerpo se cansa y la mente se despeja.

Estaba pensando en escribir el que llevo tarareando desde ayer.
"Ya no te puedo querer, porque no sientes lo que yo siento...." , pero cuando oigo el que os escribo me invade la tristeza y ternura.

Siento que tiene que ser duro estar fuera de casa . . . . . .

Pocas personas se alejan de su tierra por placer.
Y algunos españoles tuvieron que hacerlo...

Voy a contarles a ustedes lo que a mí me ha sucedido,
que es la emoción más profunda que en mi vida yo he sentío,
fue en Nueva York, una Noche Buena, mamá preparó una cena pa invitar a sus paisanos.
Y en la reunión, toda de españoles, entre vivas y entre oles por España se brindó.
Pues aunque allí no beben por la ley seca,
Y sólo al que está enfermo despachan vino
Yo con una receta, y compré en la farmacia vino español, vino español.
El vino de nuestra tierra bebieron en tierra extraña,
¡ qué bien que sabe ese vino ¡ cuando se bebe lejos de España
Por ella brindamos todos y fue el fin de aquella cena,
La Noche Buena más buena, que soñar pudo un español.
Mas de pronto se escuchó, un gramófono sonar
¡ callar todos ¡ dije yo.
Y un pasodoble nos hizo suspirar.
Cesó la alegría ya todos callaban, ya nadie reía, todos lloraban.
Oyendo esta música, allá en tierra extraña, eran nuestros suspiros
¡Suspiros de España!

11 comentarios:

M.Butterfly dijo...

Yo sin música no podría vivir, siempre encuentro una canción para cada momento, cada persona, cada sentimiento...y me gustan todos los estilos, en cualquier espacio temporal, cuanto mas antiguos, mejor.

Oh bailar Arbillas!..de soltera me pasaba el fin de semana bailando, jeje, (bueno y he de confesar que algunos dias de entresemana también me perdía por alguna sala...)
Luego las obligaciones nos abruman y solo se "baila en casa con la escoba"...triste pero real.
No lo dejes, es una terapia maravillosa.
Besos.

Goathemala dijo...

Veras hace años estuvimos en el interior de África unas vacaciones, practicamente integrados con sus habitantes. Apenas hay gasolineras allí, pero la sorpresa fue ver en la única que había multitud de productos españoles. ¡Hasta Ribera de Duero y patas fritas de aquí! Sólo un mes pero por supuesto hicimos un acontecimiento de la españolada.
No hay que olvidar que los inmigrantes de aquí deben sentirse igual.
Gracias por la visita y suerte en el baile. Regresaré.

Arbillas dijo...

A mi se me quitan todas las penas bailando y no me importa hacerlo bien o mal.

Cuando era mas jovencita, me quedaba quieta por la vergüenza y no salia a bailar, despues descubri que pasaba mas vergüenza sin bailar que bailando y encima no pasaba envidia de las que se atrevian a bailar.

Bueno, eso de suerte en el baile.... tengo una pareja de baile que tiene dos pies izquierdos, cualquier dia algún ritmo nos provoca un divorcio...

¡¡En Africa... que suerte..!! algun dia os contaré el porque algún dia he de viajar a Africa.

La verdad que tenemos buenos vinos, y mejor comida, pero tenemos algo que no nos gana nada ni nadie. ¡¡ LA SIESTA !!.

Imperdonable en el fin de semana y en vacaciones.

Gracchus Babeuf dijo...

Vive como si fuera tu último día, trabaja como si no necesitaras el dinero... Baila como si nadie te estuviera mirando. Vive, tía.

Camilo dijo...

Si habéis visto "Soldados de Salamina", sabréis a qué me refiero cuando hablo de la maravillosa escena del soldado bailando el "Suspiros de España". Creo que esa escena justifica toda la película.
Yo no sé por qué, pero siempre acabo llorando con "Suspiros de España" (bueno, la verdad es que me he vuelto muy llorón; deben ser los años).
Y qué os voy a decir de la música. Esta mañana, mientras iba a trabajar, me he puesto en el coche una vieja cinta de Donna Summer con música disco y después otra de Victor Manuel (qué poeta; con "Quiero tener la sombra de tu cuerpo" u otras de aquella segunda época, antes de que se lo comiera Ana). Una maravilla las dos cintas, por distintos motivos.
Y el baile, qué decir, para mí es fundamental. Creo que he bailado menos tango, de todo. Hasta danzas israelíes o búlgaras. Otra de mis pasiones. No lo abandones, que el ejercicio, si se practica con alegría, cunde el doble.

unjubilado dijo...

No te invito a bailar ya que yo tengo cuatro o cinco pies y todos van a su aire tratando de pisar los que tenga mas próximos.
Por cierto yo cuando voy a Madrid, realmente voy a Alcorcón alli tengo a la familia de mi mujer, pero lo que no tengo es un sitio para aparcar.
Saludos

Nerim dijo...

La música es importante para el alma. Yo estudié piano casi 10 años y toqué muchos más hasta que la artrosis dijo basta. Ahora me conformo con oirla. Sin ir más lejos, ayer mientras limpiaba puse unos valses de Chopin, creo que me quedó todo mucho más limpio que de costumbre.Y también sé como siente uno a España cuando está lejos de ella, me pasé 18 años en Venezuela.Ni un solo día dejé de pensar en mi España, en mis amigos, en mi casa, en mi gente, en mi comida y en mis costumbres españolas.Hasta que también dije ¡basta! y regresé para no volver a irme jamás, como en España no se vive en ningún lugar del mundo, te lo digo por esperiencia.
Un beso

Maripuchi dijo...

Nunca me había dado cuenta de la letra de ese pasodoble. Entrañable, desde luego...

No podría vivir sin música. Yo, como Mme Butterfly, soy fan de cualquier estilo. Siempre hay un momento para cada cosa, una persona, un paisaje, una vivencia .....

José Antonio dijo...

Te debo confesar que eres la terapia perfecta para mi estrés, me aportas frescura, por que de tu espontaneidad se obtienen cantidad de remedios curativos, los cuales ofreces como siempre generosa sin pedir nada a cambio, así eres simplemente tú, por eso cada día me asomo a tu blog a compartir tus esencias.

Anónimo dijo...

No sólo la música emociona, sino también otras cosas.
Por lo menos a los que somos sensibles y nos sentimos naturales, no sólo de nuestro pequeño pueblo, sino de cualquier cidad de España en la que hemos vivido y con la que nos hemos encariñado.
A mí se me ha hecho un nudo en la garganta y me ha brillado alguna lagrimilla oyendo a un tenor en las calles de Caterbury cantar Granada y Valencia; en un rincón de la plaza mayor de Salamanca oir a una "tuna" tocando una isa; en Daimiel a unos viejos tocando y bailando una jota serrana; en el aeropuerto de León ondeando la bandera y resonando el himno nacional; en un hotel de Canarias bailando "Sombrero, ay mi sombrero".....
Como ESPAÑA no hay NA.

pensando con el corazon dijo...

Arbillas, gracias por enseñarnos y recordarnos.. que estamos en nuestra tierra... Gracias por hacernos más humanos con los que tienen que venir y dejar la suya...


Precioso post

Un abrazo

Sarsillo