Busca en el blog

02 febrero 2007

Perejil y Laurel

Ayer, a las 19'55 h. me uní como tantas personas a apagar todas las luces y todos los aparatos electricos de casa.

¡¡Parece mentira la cantidad de enchufes que podemos tener enganchados a la luz!!.

Oía la radio, y estaba pendiente de la hora, mientras hacia las "faenas culinarias" ya que dedicí ayer ponerme a hacer todo lo posible para no tener que usar una olla o sartén en todo este fin de semana que se acerca. ¡¡Vamos que tenia la cocina lo que se podria decir "esparramada"!!.

Faltando dos minutos para la hora indicada, empezé a encerder velas para poder moverme por la cocina (único sitio en el que tengo el poder de directora general), llamé a mi hija....

Con la olla a toda presión y en medio del guiso (y pensando, esto se me va a encallar), apagué la "vitro", que junto con la radio y la luz de la cocina lo unico que quedaba encendido.

Tomamos posiciones y dimos el apagado final.

Para no estar sin hacer nada, mientras yo picaba perejil fresco recien regalado por el frutero del mercado, ella se encargaba de ir cortando unas ramas de laurel seco y meterlo en un frasco de cristal.

Calladas, cada una en lo nuestro y amparadas por la luces de las velas y cada una pensando en lo suyo, solo salieron de nuestras bocas unas palabras:

¡¡Como huele el perejíl !! y ¡¡ Como huele el laurel!!.

Al cabo de los cinco minutos volvimos a encender las luces, los electrodomésticos y la radio, pero esta vez, solo pusimos lo realmente necesario, ¡¡ que cantidad de cosas tenemos enchufadas que no son imprescindibles !!.

El olor a perejil y a laurel se desvaneció, ¿porque?, quizas al volver la luz, los demas sentidos anularon el sentido del olfato o quizas que no estabamos tan concentradas en lo que estabamos haciendo, pero .... se fué.

Fuimos una gota en un oceano, pero fuimos.

Y sobre todo, sabiamos que muchas personas igualmente anónimas como nosotras habiamos hecho un gesto común.

Ya sé que un grano no hace granero, pero... ayuda al compañero.

Ahora imaginad el olor de estas piñas....
Seguro que si cerrais los ojos.......

10 comentarios:

Nerim dijo...

Me siento fatal, sabes que se me olvidó lo de apagar la luz?, estaba enfrascada terminando de perfilar mi post y se me fué el santo al cielo.
De verdad que me siento fatal, me hubiera gustado colaborar aunque sea en hacer bulto.
Un abrazo

bitdrain dijo...

Que historia más bonita! Nerim ese experimento puedes hacerlo por tu cuenta ;)

El detective amaestrado dijo...

El sentido del olfato, siempre se le deja tanto de lado...

Arbillas dijo...

Tranquila Nerim, yo casi no puedo hacerlo pues llegué a casa a las 19'40 h .

Y mientras iba en el coche me iba diciendo ¿y que mas dá?, si total, ahora mismo en casa está todo a oscuras....

Pero el pepito grillo de mi conciencia, me iba cantando para animarme a hacerlo.

En serio, me di cuenta de la cantidad de cosas enchufadas.

Creo que eso de apagar las luces deberiamos hacerlo mas a menudo.

Cuando los niños eran mas pequeños y se nos iba la luz, jugabamos todos juntos entorno a una vela , despues cuando venia, no queriamos encenderla hasta que acababamos de jugar o hablar.

Y tal y como dice Bitdrain, (que me ha llegado su mensaje mientras te escribia), de vez en cuando se está de maravilla sin luz.

Tambien en el verano, apagando todo y viendo las estrellas, se está de maravilla...

Un beso.

Camilo dijo...

Nosotros tiramos de la luz general, para no andarnos con mucho lio. Total, el frigo estaría parado 5 minutos...nada. Lo único fue que hubo que volver a poner en hora los despertadores.
Pero, claro, al volver a encender, dejamos todo como estaba antes; no seleccionamos. Fallo. Lo tuyo fué mejor.
Lo del perejil y el laurel me ha encantado. Así como lo que has contado de tu niñez. A mí me pasaba igual. Deberíamos pasar más tiempo a oscuras...

Rossimilio dijo...

Soy de los que creo que el gesto tiene poca eficacia en cuanto a lo que pudo suponer de ahorro energético en una Europa despilfarradora de recursos energéticos, pero estos actos al menos sirven para poner sobre la mesa el debate del cambio climático y sobre si nuestro ritmo de vida actual es realmente sostenible con el respeto al medio ambiente y con cargarse el planeta. Al menos ya se ha hablado del tema, al igual que las Manifestaciones y sentadas en favor de una Vivienda Digna están sirviendo para poner en la mesa de debate de los medios de comunicación la problemática extremadamente grave que estamos sufriendo los que queremos una vivienda para, simplemente vivir.

Yo participé del apagón. Para mi fue decepcionante ver en la terraza de mi casa que había más luces encendidas que apagadas pero el mero hecho de que mucha gente abriese el correo electrónico y se le planteara el problema del cambio climático y del medio ambiente ya creo que ha servido para algo. Todo lo que pueda servir para sensibilizar, bienvenido sea.

delokos dijo...

¡¡¡Veeeeeeeeees...!!!

¡Lo que te decía yo de lavar los platos!, ¿recuerdas?... pues tú lo has hecho con el laurel y el perejil...

Un saludo, querida amiga... muchas gracias por tus comentarios tan amables...

pensando con el corazon dijo...

Pues te cuento nuestra experiencia...

Empezamos a encender velas a menos diez, mi hijo encantado, (le apasionan la velas) y... apagón (desconecté la general) sin darnos cuenta nos quedamos diez minutos!! .. los dos como bobos mirando las velitas y diciendonos.. que tranquilidad verdad? no hay ruido..

Después, yo que en la cocina (de gas) habia puesto a hervir unos huevos (y se me olvidarón) el agua salió y sólo ese ruido... hizo que mi hijo saltara de repente y se colocara encima mía!!!! ja, ja, ja...pero es todo un hombrecito ya (eso le digo yo)

Arbillas dijo...

Que razón tienes Camilo, yo tarde mas despues en poner los relojes de todos los aparatos en hora que en desenchufarlos.

Rossimilio, tambien a mi me dió tristeza el ver que por mi zona tambien se vieran luces en las casas. Pero... lo importante es que lo hicimos ... sin tener que dar cuentas a nadie mas que a nosotros mismos.

Delokos, poquito a poquito voy aprendiendo, tambien tengo un gran maestro..que ultimamente nos ha transformado en bellas flores en un balcón.

Pensando con el corazón, ¿a que mereció la pena el abrigar (para sentirse protegido) a tu hijo y sentirle cerca.

Camilo dijo...

Pues todo esto de la concienciación ya ha dado sus frutos en mí: este mes me he leido un libro. Bueno, sólo tenía 170 páginas, pero hacía mucho que no gastaba tanto leyendo.